martes, 1 de noviembre de 2011

DÍA 54. CONSONANCIA

Sobre la textura del otoño,
muevo mis dedos
en la evocación de tus espaldas.
Nada más hace falta
que no sea el ritual de tocarte
como certeza consumada.
Fuiste y eres el tacto;
el salobre deambular de una caricia
por mis reinos ocultos en colinas de agua.
Ojos derretidos en estos arabescos del amor
donde tu vida en mí
es un vaivén de péndulos rabiosos
donde mi vida en ti
 es una gacela negra en los blancos de la noche:
consonancia.








©Isabel Expósito Morales

5 comentarios:

  1. Qué bonito, Isabel. Lleno de ritmo, de imágenes que te calan, hondo : "el salobre deambular de una caricia". Qué suavidad la de esta textura de otoño. Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bendita consonancia, Isabel!.¡Qué bella imagen "muevo los dedos en la evocación de tus espaldas"!. ¿Qué digo?. Todo el poema es un ejambre apretado del sentido del tacto. Es un poema táctil... Me gustó. Un saludo.Tanci

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, me gusta tu modo de escribir poesía. Tienes un estilo muy elegante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, Isabel.
    Al amor le gusta el tacto y se demora en su ejercicio. Tú nos lo ofreces lleno de belleza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué poema de amor tan hermoso, tan sensual, tan táctil, tan bello...

    ResponderEliminar