sábado, 19 de noviembre de 2011

DÍA 59. ALBOR



Llenaste mis alforjas con toda la belleza.
Vaciaste su horizonte en mis ojos,
la placidez de tus arroyos,
el tacto suave de tu lluvia en mis hojas,
la llanura apacible que vive en tus mesetas
y todo el estremecimiento de las horas.
Con todo el estremecimiento de las horas
llenaste mis alforjas,
las cubriste de mies, resguardaste del frío
el pasado dormido
y al alba, con el primer toque de sol, emprendimos el viaje.
Yo llené de palabras tus arcas,
en ellas coloqué mil ventanas al mar
y en un rincón oscuro escondí mis tristezas 
para que las cargaras.
A cambio te ofrecí -enteras- la lumbre y la promesa
de buscar para ti todos los versos, todos los paraísos,
todas las tierras prometidas.
Y al alba,
pertrechados de pasiones intactas,
apenas hubo asomado el sol, emprendimos el viaje.

8 comentarios:

  1. Un hermoso viaje, tocaya, y con un buen equipaje de belleza. Así da gusto.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Con ese albor me levanto. Llenándome con toda la belleza que expresas, con tus palabras engarzadas en sentimientos.Vivos y diáfanos sentimientos. Gracias por esta extensión de poesía. Un fuerte abrazo Isabel.Tanci

    ResponderEliminar
  3. Hermoso viaje emprendido con alforjas llenas de sueños y esperanzas, Isa.

    ResponderEliminar
  4. Un viaje lleno de esperanza, cargado de ilusión y pasión, pleno de belleza. Viajo contigo por tus palabras, Isabel. Un abrazo y mil gracias. Elba

    ResponderEliminar
  5. Isabel,has conseguido que yo -tan alejado de la poesía- me una a este viaje, a este albor. Lo ha conseguido la sinceridad de tus palabras, alejadas de cualquier artificio y sin embargo, tan cargadas de cuerpo y de alma. Vas a lograr que termine por disfrutar estos viajes poéticos a los que me llevas de la mano. Un abrazo. Jorge.

    ResponderEliminar
  6. Leído. Ya sabes, Luisa la poesía se me resiste.

    ResponderEliminar
  7. Bellísimos preparativos de un viaje lleno de alianzas y promesas. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Espero que el viaje sea tan provechoso y fructífero como aventura la carga de amor y ternura que llevas en tu mochila.
    Un cálido abrazo, Isabel..

    ResponderEliminar