jueves, 8 de diciembre de 2011

DÍA 62. QUIERO

Que te suceda el aire y la belleza
y que el dolor -inevitable- haga un puente
entre la lluvia y lo que eres
para que a ti regreses después de la tormenta.
Que te suceda el río donde a veces navega una cierta tristeza
porque en su cauce habita ese tenaz latido
de encontrar alegría en las cosas pequeñas
Que un viento huracanado toque -alguna vez- tu puerta
para que tú la abras y la pasión te roce:
y con el venir del tiempo, el amor sosegado se quede
a vivir en tu orilla
Que aspires a lo que te mereces:
el buen amor, los sueños hilvanados,
la música, el silencio, el roce de unas manos,
el mar, la tarde… la vida solamente.
Que el refugio tranquilo de la paz te sostenga
porque… no hay palacio más fuerte
que el que empieza en tu frente.


9 comentarios:

  1. Bellísimo poema sobre el mundo interior que empieza y se construye con nuestros propios pensamientos. Me ha gustado mucho, Isabel.

    ResponderEliminar
  2. Ese querer que tu quieres es el que también quiero. Como refugio, como pilar del motor del impulso... cómo queriendo querer permanente. Ese quiero es un quiero y porque quiero, puedo. Bellísimo Isabel con palabras sentidas y de corazón. Gracias por tu poesía. Tanci

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla de comentarios! como maravilloso es también constatar esos hilos poéticos, estéticos, que nos unen. Un abrazo Francisco, Tanci. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Isabel, que sepas que te leo, pero es que la poesía se me hace cuesta arriba, no la entiendo, son cosas escritas con el alma y el mío no lo controlo.

    ResponderEliminar
  5. Isabel, es un poema hermoso, acariciador, lleno de sensibilidad, de ternura, de amor verdadero.

    Tocaya, me gusta mucho como escribes. Pones todo tu ser en las palabras y éstas sabes combinarlas sin caer en ñoñeces ni fáciles tópicos. Por todo esto me gustan tus letras, por esto te distingues de otros tantos.

    Te abrazo muy fuerte y te doy las gracias por la belleza.

    ResponderEliminar
  6. Qué te suceda a ti también toda esa vida que deseas en este bello poema. Emociona, Isabel. Gracias

    ResponderEliminar
  7. Echo de menos más poemas tuyos y también tus visitas a mi blog. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Pareciera que ya hubiera conocido este poema de antaño, pero no, me acabo de encontrar con su escalera y me resulta enormemente llamativo que esté en dirección al sótano, jeje.

    Las letras, indescriptibles.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Sin palabras.
    Así que bravo, bravo.
    CDG

    ResponderEliminar