martes, 14 de febrero de 2012

DÍA 70. DIGITACIÓN

Cuando el perfil del amado
pliega la boca suplicante,
sobre la noche gotea la amazónica digitación
y un bumerán  regresa
Sólo entonces late una inquietud de pájaros nocturnos:
el candor del antiguo animal que Baudelaire suplica
y reverbera el bosque imbuido
buscando el arribo
a la íntima selva
donde los dioses reinan 

4 comentarios:

  1. ¿Reinaron alguna vez los dioses en alguna parte?

    ResponderEliminar
  2. Ese ruido de la selva amada.
    Sugestivo como la buena poesía es tu poema. Y esa referencia al inmortal Baudelaire, más que bien traído.

    ResponderEliminar
  3. Uno está vivo mientras se sienta ese latido. Esa inquieud por la que el ser humano se desvive, no se desvanece. Y entre entre idas y venidas, tal vez algún dios benévolo,nos congratule con la llegada y permanencia de ese ancestral candor. Todo se espera. Un abrazo Isabel, un poco más tarde.

    ResponderEliminar
  4. Isabel, respondo por ti a Joapira Sensei: Sí, reinaron y reinan. Los dioses del amor y la sensualidad tienen poder eterno y absoluto. Buena e inteligente poesía, sugerente, sugestiva, sensual y profunda.

    ResponderEliminar