jueves, 22 de marzo de 2012

DÍA 74. POR SI OLVIDO



                     Por si olvido tu nombre algún día en las horas,
recuérdame esta tarde, al oído del viento,
cuando me acariciabas 
la tristeza en los ojos
y tus manos decían lo que nos esperaba  
al final de la siembra
Por si olvido tu música
 y me pierdo en la noche oscura de la bruma,
pon tu mano en mi boca.
Condúceme a este viaje de fragores y selvas,
hilváname al mañana con puntadas de hierba.
Recuérdame en silencio la voz de los orígenes,
cuando los días saludaban, solemnes, a las puertas.
Háblame de la belleza de lo simple:
la lluvia en el cristal, la mirada del hijo,
el compás de la hija, el paso de los sueños,
el mar tras la ventana, el roce de la risa,
tu piel sobre el temblor de mi deseo.
Susúrrame un poema, ponme un libro en la mano,
dime como me gusta el olor de la higuera,
y como adivinaba las siluetas amadas
que, con voz de guitarra, regresaban a casa.
Por si en medio de todo se me escapa el recuerdo
 y la memoria yerra,
o el espíritu acampa en los yelmos desiertos.
Por si el camino tuerce hacia un lado perdido,
por si olvido tu nombre, por si pierdo tus huellas,
amor, quiero que me prometas:
por si lo que te he dicho algún día ocurriera,
dime como te llamas y empecemos de nuevo. 

De Cuaderno de Viaje
©Isabel Expósito Morales 

12 comentarios:

  1. Precioso, Isabel.
    Un poema maravilloso. Me dejas un nudo en la garganta y el sentimiento a flor de piel.
    Un abrazo cercano.

    ResponderEliminar
  2. Dios mío Isabel. Un poema maravilloso lleno de ternura pero también de incertidumbre. Lleno de recuerdos pero también de futuros inciertos. Lleno de vida pero teniendo en la consciencia el soplo de la propia vida. El vuelo de los recuerdos, de los pensamientos y hasta hasta de las palabras. En una palabra el devenir que todo ser viviente. Tratado con una delicadeza plena de amor y comprensión.Ojalá que el recurdo perviva a pesar del paso de los días... Un fuerte abrazo, poeta de la vida, del amor y de los afectos.

    ResponderEliminar
  3. LLevaba días intentado entrar en tu blog pero sólo he podido meterme a la zona de comentarios haciendo click en los datos de tu último comentario en el mío. Me falla mucho las entradas a algunos blogs ultimamente. A ver si ahora hay suerte y puedo comentar por fin (porque leerte te leo: pura poesía personal).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Veo que sí, que ahora por fin puedo...me guardaré el enlace entonces.
    Nos seguimos leyendo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Uf, Isabel, es un poema rotundo, pleno, intenso, precioso y, sobre todo, muy, pero que muy emocionante.
    Contiene el amor a la vida, a la auténtica, la que atiende a las pequeñas cosas que nos hacen felices.
    Canta al amado por encima de todo con un amor sublime sin duda, un amor que sostiene y salva.
    Ojalá nunca olvidemos, ni tú ni nadie las bendiciones que recibimos a diario.
    Un abrazo agradecido por tanta hermosura.

    ResponderEliminar
  6. Un precioso poema, Isabel. No sabía que tenías este otro blog, tomo nota.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Isabel, pero al mismo tiempo me causa ¿tristeza?, ¿dolor?, ¿miedo? no sé, es un poema, bajo mi visión, que me ha acercado al terrible alzeimer.
    Gracias por tu comentario, ya estoy enterada del exito de tu contribución en el acto del aniversario, desde luego como corresponde a tu curso, la parte mas cultural, espero estar en la presentación de tu libro el dia 20, esto sí que no quiero perdérmelo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Infinitamente hermoso, cercano. Nos trae tantas cosas a la cabeza, nos mueve del piso, nos hace volar¡¡¡¡. Infinitamente precioso..

    ResponderEliminar
  9. Hola desde Las Palmas, Isabel.
    Maravilloso poema, casi de verso libre, pero pleno en contenido. Como bien han dicho por ahí en los comentarios, intenso. Para aquellos que emocionadamente se han entristecido con su lectura, creo que no debemos contemplarlo como un simple acercamiento a lo más duro de la senectud, sino como un cántico al amor eterno.
    Para mí no era desconocida tu pasión por la poesía, pero ignoraba la existencia de este blog. A partir de ahora, me pasaré de vez en cuando para deleitarme con tus tesoros. Yo también adoro la literatura y aunque la poesía no es mi fuerte, disfruto con estos regalos de la creatividad humana.
    Un fuerte abrazo y muchos besos.
    Mónica Armas.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Mónica. Bienvenida a este mi espacio creativo. Agradezco mucho tus palabras.

    ResponderEliminar
  11. No casi, Mónica Armas, absolutamente libres son los versos de Isabel. Vuelan por la poesía al son que ella les marca. Maravilloso sí, extraordinario este poema. Sabe esta poeta poner en palabras lo sublime. ¿Será profeta en su tierra? Mi admiración entera para ella.

    Lorena Tagor

    ResponderEliminar