martes, 15 de mayo de 2012

DÍA 78. PRIMER POEMA



El primer poema que escribí para ti 
 llevaba el signo del anhelo.
Era inocente entonces y por eso creía
en la pasión de un príncipe que yo liberaría
de su cálida trampa.
Aquel primer poema 
fue una canción de luz 
encendida en tus brazos, atrapada
 en mi red de mariposa
Después volví a la tierra.
Posé mi fantasía de cristales hermosos 
sobre tu hierba fresca.
Ya en el cuarto poema 
había llegado el tiempo silencioso
en medio de un tropel de alas caprichosas,
circulando en los nombres, aventando a la prisa,
invadiendo los sueños,  pertrechado en las horas
y entonces,  me convertí en oculta gacela
 sin que te dieras cuenta .
Ha pasado la vida . Te escribí mil poemas.
He llegado a esta página.
Ahora no sé que nombre llevo, 
qué palabra me nombra.
Ya no soy mariposa,
ni gacela ni trampa.
Sólo sé que sostengo en mis manos la barca
en la que río abajo
navegamos
hacia un mar de palabras