miércoles, 14 de marzo de 2018

OLVIDAR



Aunque no entendamos, 
a pesar de la rabia, el odio
y sus fauces enormes


Aunque nos cueste digerir
este sabor del desconcierto
que mezcla el asco y el miedo
con este amargo palpitar
que es no entender,
que es no saber…;

                a pesar de todo y más
                olvidaremos.

Olvidar:
este es el distintivo
que nos nombra 

la cima en la que pervivimos
–ajenos  a lo ajeno–

       donde el pesar no nos embista.

Cerrando puertas al dolor del otro
(sintiéndolo, sí, pero desde muy, muy lejos)
por si entra y nos devora
el monstruo inexplicable de las cosas.

Humanos, simplemente, somos.
Aterrorizados por lo inhumano
que siempre nos acecha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario