lunes, 8 de diciembre de 2014

Día 925. FIRST FLIGHT



FIRST FLIGHT,  Obra de Julia Sisi


El primer vuelo es hoy.
No importa que ayer
sobrevoláramos
un mar de otro color,
otra distancia;
o que el mañana
nos traiga nuevas alas.

El primer vuelo es este:
este presente cierto,
esta memoria llena
de amigos y de casas
de colores, de luz,
de libros, de caminos
de pájaros, de ríos
o de ritos
sin nombre:

el vuelo vive en ti
este presente nuevo;
rebosante de ayer


 y de futuro…, lleno.



lunes, 9 de junio de 2014

DÍA 744. LA CIÉNAGA






La niña amaba a  su mamá.  Había aprendido a esperarla, calladita, donde ella dijera, a seguirla por la calle con paso apresurado –por miedo a perderla de vista– y a mirarle a los ojos, de soslayo, con el anhelo de descubrir en su mirada aquella luz acariciadora que tanto le gustaba.
La niña amaba a su mamá.  Jugaba en el patio nada más volver de la escuela, sola o acompañada de una muñeca a quien, a veces, ponía su nombre; niña.  Pero, en medio del juego, sus pensamientos casi siempre volaban hacia mami: mami en la cocina preparando la cena, mami en el sofá viendo la telenovela, mami hablando por teléfono con una voz desconocida, mami y los ojos de mami, siempre observados…, como si de ellos dependiera algún atisbo de placidez en ese corazón chico que aún no sabía nombrar aquello que añoraba…
La niña amaba a su  mamá, con cautela pero con perseverancia, con una fidelidad que, visto desde afuera, despertaba ternura hacia ella y un sentimiento, muy cercano a efluvios de ciénaga, hacia el objeto de su veneración.
-¡Qué niña tan estúpida y alelada! ¿No oyes lo que te digo? ¡Ven aquí inmediatamente!
Y la niña, que amaba a su mamá, corría presurosa a la llamada, como un cachorro fiel que husmea con avidez en la voz de su amo, en busca de un regalo muy alejado del desdén.
Y, sólo a veces,   al sentirla cerca y obediente a su llamada, la madre se instalaba  en aquel letargo, tan febril como fugaz, que le hacía recordar a la niña que ella misma había sido; muy lejos de esa ciénaga que era… ser quien no deseaba ser .  Esos segundos, sus ojos miraban con una ternura añeja a su hija, para decirle con ellos cosas dulces y cálidas. Escasos, volátiles  segundos aquellos, justos para que llegara a ella aquella reverberación... porque, mientras crecía,  también ella había amado a su mamá, no importaba cuántas veces su progenitora hubiera repetido, en medio de la ciénaga de su infancia,  aquello de…
-¡Qué niña tan estúpida y alelada! ¿No oyes lo que te digo? ¡Ven aquí inmediatamente!


miércoles, 21 de mayo de 2014

RELATO GANADOR DEL PRIMER PREMIO DE NARRATIVA HERTE 2013

EL REENCUENTRO  de  Lilia Martín Abreu



Ella caminaba sin rumbo, dejándose guiar por la inercia, como si fuera una hoja seca que el viento moviera a su antojo.  Al pasar junto a un escaparate, lo vio.  Su imagen se dibujaba tras el cristal.  El corazón aceleró sus pulsaciones al tiempo que ella abrigaba una nueva esperanza.  Acto reflejo, se acomodó el pelo, humedeció sensualmente sus labios y se adentró en el establecimiento, con paso firme y seguro.  No parecía la misma que, segundos antes, cual veleta, movía el viento.
Con la mirada, dio un rápido repaso a su alrededor, buscando su presencia y…¡allí estaba él! con su figura encumbrada y elegante; una edad indeterminada; una personalidad arrolladora…
Ella se acercó lenta y seductora.  Ambos se fundieron con la mirada y …no hicieron falta palabras.  El silencio era su mejor aliado.  Tras el reencuentro, tomados de la mano, y amparados en el atardecer, emprendieron juntos el camino hacia el refugio de su habitación y, entre sábanas, consumaron su amor.
Ella, afanada, recorría su cuerpo, admirando su perfección, dejándose llevar por la fragancia que él rezumaba. Él, mientras tanto, le ofrecía toda su experiencia y conocimientos y…, juntos,  de aquel modo, los días siguientes, vivieron momentos inolvidables, viajaron a lugares imprevisibles…, solos los dos: bajo las estrellas, sobre la hierba, encima de la mesa, a la luz tenue del escritorio, en cualquier parte, a cualquier hora que el tiempo le dejara libre… 

Estar juntos era siempre un acto de amor.  A ella no le importaba su edad, ni su credo, tampoco su color, ni su forma; lo único que le interesaba y le fascinaba de él, era leerlo, y leerlo, porque… leer, para ella, siempre era un auténtico placer…

miércoles, 7 de mayo de 2014

DÍA 712. MAGUA




Esta magua
dejó de parecerse a la nostalgia.
Ya no la nombran
ni la dibujan
los trazos del ayer.
La nostalgia es hoy otra
más cercana al mañana,
más dúctil e imprecisa,
no compacta,
no firme, no certera.

Nadie sabe
 cuál es hoy su atributo,
ni por qué rutas discurre
lo que nunca ha de ser

Aunque invisible,
es tajante la magua
de lo que no se tuvo,
ni tendrá...
Lo sabemos.  Lo sé.



martes, 22 de abril de 2014

DÍA 697. EL POETA PREGUNTA



¿Qué la vida nos acecha
 con un látigo?
¿Qué el tiempo te arrodilla,
te fustiga,
se venga? 
Algunos dicen eso,
 otros tantos lo piensan.
Y otros muchos prefieren
pensar que todo fluye:
que el amor es más fuerte
que un huracán de rabias,
que todo tiene sombras
 y florece,
que todo tiene luz 
y se atenúa.

Que la vida es torrente
que lleva entre sus aguas 
amapolas.
Que la amapola da color 
y ciega.
Que el río la acaricia 
y la devora.

Que, a fin de cuentas, 
es la vida:
ni efímera ni efémera,
ni estertor ni delicia,
que te quita o te da
pero no cobra...

Si alguna risa hiere
 algún fuego acaricia.
Si el amor arrebata,
el odio va y se inmola.

Que los secretos hablan
y más de una ausencia
 permanece por siempre.

Que de oxalme y cenizas,
se reinventan las horas.

Que se puede ver todo
 con los ojos cerrados
y con ellos abiertos
 no mirarnos a veces.

Que se sueña despierto
y se duerme soñando.

¿Qué la vida nos acecha
 con un látigo?
  ¿Qué el tiempo te arrodilla,  
te fustiga,
 se venga?

El poeta no asevera
No sentencia
Y preguntando niega
O negando, pregunta
 la callada respuesta...







domingo, 13 de abril de 2014

DÍA 688. ESCAPARATE

Dedicado a mis alumn@s y amig@s de los 
Talleres de Narrativa
El Tranvía, Narrando cada Jueves
y
Las Flores del Teide Narran,
en cumplimiento de una promesa


No soy únicamente lo que ven, se los advierto.  Yo soy la tres en una; ya lo tengo asumido: la yomemiconmigo, layomemiconél, la yomemi con el resto del mundo; un enredo, lo sé, ¿qué quieren que les diga?, ni yo misma me entiendo muchas veces.  Debe ser por eso que surgió la poeta, a intentar poner orden en el caos de ser.  Como hoy, día en que cumplo vida, va de reírse de una misma, aprovechen, les cuento.
Cuando voy por ahí, queriéndome a destajo, tratando de calzarme la tópica autoestima, me fatigo. Me voy atenuando poco a poco, hasta volverme llorona y tortuosa; ¡un repelús!. Y dale que te pego, con esas retahílas que tan solo pretenden disculparme o taparme.  Me vuelvo impertinente y termino, casi siempre, yéndome a la esquina de los poetas sordos, a ver qué hago conmigo.
Cuando me quieren otros, es otra cosa, digamos, bien distinta;… más dulce y placentera, ¡qué narices!.  Los otros no me hieren con ventiscas pretéritas, tan solo se  circunscriben a verme… como ven; total, así todo es más fácil.  Es fácil para ellos asomarse a mi cara y quedarse en la puerta; es simple para mí alejarme, en mi ausencia, de la turbia memoria que recuerda o… falsea, ¡yo que sé!
A ratos soy…romántica ingenua soñadora, anclada en la que, hace mil años, fui… ¿qué cuándo?, cuando me vuelvo tonta que es… cuando él me quiere, …digo yo. ¡Ah! Cuando me quiere él,  yo corro a admitirme en su mirada y me embeleso de esa otra que él ve; esa ninfa en la sombra, esa de pasos suaves y curvas sinuosas que le tapa los ojos, mientras susurra versos.  Pero…esto dura poco… porque yo, la torpe impenitente, me presento enseguida a estropearlo todo y… sin decirle nada, me digo, ¡el pobre!, tendría que sacarle de esa errata, contarle que no soy la que cree que soy cuando me río o verso o gesticulo o... y entonces, la conciencia se aviene como banda de mirlos a gritarme al oído que le enseñe a la oscura, a la aciaga, a la de surcos viejos, esa, la que no ve sin lentes, la que engorda del aire y del pan, que lo sepa.

Y en eso estoy, cuando viene la otra a salvarme de mí.  Esa  cuentista ácida y un pelín maniquea que me dice, ni hablar, eso sería toda una  fechoría maliciosa, para ellos, para él; ¡para las tres que somos!.  Y es que  ésta que escribe, saborea la irreverencia más que el chocolate y así, con descaro absoluto, yo me voy alejando del debería ser, que como mi otra dice, no estoy para esas bregas y además…, me pone… es que me pone mucho –no lo puedo evitar– la  líricohipnosis . ¿Qué no saben qué es la palabreja?: ¡embrujar!; sí, hipnotizar con la lírica, ¡me encanta! y lo digo tan pancha, sin ningún suplicio de conciencia; que se enteren todos de una vez, que se enteren, antes de que llegue… yo… y ponga pringado  de poesía y disimulos este escaparate.

viernes, 4 de abril de 2014

DÍA 679. TE INVITO



Te invito a dibujar pájaros imposibles,
amaneceres erigidos en púlpitos de luz,
desperezándose
:signos de oficio de inmensidad.

Pincelemos la hierba primaria,
moldeemos la tarde color adentro;
campo abierto
lleno de nombres y palabras.

Crucemos todos los abriles,
acariciemos sus horas y rincones;
bajo la lluvia o 
o en medio de las flores .

Pintemos el gran viaje
que yo dibujaré
terciopelos fugaces
 en sus ojos centauros,
sobre el agua










miércoles, 19 de marzo de 2014

DÍA. 663 PAPÁ







Llora una flor, guitarra,
llora un océano
de ellas,
no por él; para él
que tanto quiso.

Canta una flor, guitarra,
derrama con tus notas
brotes de primavera,
no por él; para él
que tanto amó
tu sombra 



martes, 11 de marzo de 2014

DÍA 655. LO DISPONIBLE






Me ayudo de la palabra
y vuelo.
      
Me columpio en los nombres
y no regreso.

Yo y mis versos

en la intimidad de lo disponible.






viernes, 28 de febrero de 2014

RELATOS FINALISTAS DEL CONCURSO NARRATIVA HERTE 2013


Estos son los relatos finalistas del
(su orden es aleatorio)
CONCURSO DE NARRATIVA    HERTE 2013.

Los nombres de los cuentos ganadores 
y de sus correspondientes autores,
serán desvelados el mismo día de la Entrega de Premios

26 de abril 2014

Salón de Actos 
del Centro Multifuncional El Tranvía
La Cuesta - La Laguna
19:00 horas


EL ESCRITOR



SUSURROS







SÓLO UN INSTANTE







ENCRUCIJADA



domingo, 23 de febrero de 2014

DÍA 643. CONTAR





Hoy cuento los caminos, 
las veredas dispuestas en el viaje,
las cuerdas de aquel violín de sueños 
que fabricó mi padre.
Hoy cuento cada noche 
servida en tus jardines,
la sombra de la higuera, 
la isla de mi infancia
que cada tanto vuelve a tocar mi ventana.
Hoy cuento los festines de libros y poemas,
cada dolor dichoso, tras el cual llegó un hijo,
la sombra profunda y densa de mi madre
en los patios del tiempo
donde yo y mishermanos nos perdimos por siempre...
Hoy cuento todo el amor dormido 
en laureles de hierba
y como sus guirnaldas aún cuelgan
de estos troncos que nombran

mis mañanas, mis cosechas, mis siembras






lunes, 17 de febrero de 2014

DÍA 627. EPITAFIO



Un trozo de tierra
quedo esperando 
el surco de tus manos,
el riego de un jirón
de paz buscada;
arrullo de tu voz.
Un pedazo de tierra
quedó huérfana
del calor de tus pies
y el mimo de la raíz
de tu inocencia...