lunes, 30 de enero de 2012

DÍA 67. ARRORRÓ





Con música de fondo,                                                            
banda sonora de los días largos,                        
 guijarros                                                                   
de sonido que resbalan                       
sobre el pentagrama                        
de sol                     
sobre los campos.                                                
O arpegios,                                       
notas cálidas                                                             
en la huerta manzana,                                            
cual horizonte abriéndose
bajo el morder del agua.    
                                   
          Rodar de roces limos,                                     
         de fusas sobre el árbol
         y arrullo de melenas
         en la brisa ciruelo
         de una tarde que canta:
         do re mi fa sol la
         sol la si do de un beso
         en la frente de un niño.

Una canción que nace
y unos ojos que inventan
siluetas navegando
sobre la risa llama
del niño arpa
por las horas volando.
         Arrorró* riguroso
         que tus sueños atrapa
         y tu vida persigue
         con música de fondo.


              


*Canción de cuna canaria




©Isabel Expósito Morales

5 comentarios:

  1. Necesario un arrorró que atrape, que silencie, que cante. Necesario un arrorró que calme, que enternezca y que llene. Qué bello canto a una de las canciones más bellas de nuestro repertorio Isabel.Y esas notas de manzana con la brisa de ciruelo... enternecedor y poético.Me ha llegado al corazón. Tus letras, tus notas... tu cántico. Gracias y un abrazo Isabel.

    ResponderEliminar
  2. ...arrullo de melenas en la brisa¡¡¡¡ se me ponen mis propios pelos de punta. Eres pura poesía amiga¡¡¡¡ Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Dulce, hermosa nana, que destila tanto amor como metáforas e imágenes poéticas maravillosas. Exquisito. Román C.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, la virtud de elegir las palabras adecuadas para los momentos adecuados; la elegancia que emana de cada parte de ti (de lo intelectual, de lo emocional, de lo social) hecha lírico texto que alegran y deleitan a cuantos ojos lo leen. Sea tu vida larga y serena, pero sobre todo, fértil tu pluma para que podamos disfrutar mucho tiempo de estas pequeñas joyas con que nos obsequias. Un fuerte abrazo en estos momentos tan dulces para ti. Espero verte pronto, frente a un mar de calmas o en un manso charco; allá, en el santo lugar de nuestras vidas y de nuestros sueños. ¡Cuídate!

    ResponderEliminar